7 septiembre, 2019 Nstro.Lab

MANEJO DE EMOCIONES EN TU EMPRENDIMIENTO

Hace algunos años, a partir de diversas experiencias en proyectos profesionales y personales, empecé a investigar y estudiar sobre el impacto de las emociones en nuestra vida. Fue tal mi impresión al darme cuenta que, la sociedad alrededor del planeta vive en piloto automático, que la gran mayoría somos o fuimos analfabetas emocionales; que hemos recibido muy poca o nula educación sobre cómo gestionar las emociones.

Si no nos hemos permitido sentir las emociones, si no las sabemos canalizar, se tiende a responsabilizar a alguien más de lo que nos ocurre (ignorando que nosotros somos los únicos responsables) y se cae en la victimización; también ocurre que nuestro cuerpo físico responde a través de síntomas o enfermedades cuando no podemos ponerle un nombre y no dejamos fluir lo que sentimos.

A las mujeres de manera particular, les es complicado expresar realmente sus emociones, decir con objetividad y franqueza cómo se sienten.  Y créanme que en la medida que aprendemos a identificar las emociones, dejamos que se manifiesten y sepamos su causa, en esa medida tanto las emociones “buenas” (alegría por ejemplo) como las “malas” (enojo, desesperanza, por ejemplo) durarán el tiempo que nosotras les permitamos estar.

Cuando asumimos el liderazgo emocional de nuestras vidas, podemos hacer cualquier cosa que nos propongamos de manera consciente, es por ello, que el camino del emprendimiento y su alineación a nuestro proyecto de vida personal se hará más sencillo y llevadero si internamente estamos fortalecidas.

Emprender porque hay una oportunidad y aprovecharla requiere celebrar los éxitos que se logren (del tamaño que sea, ¡son tus logros!) pero también requiere una gran dosis de resiliencia y ecuanimidad cuando hay fracasos, solamente así se aprende de ellos y se continúa trabajando con un ritmo estable. También se requiere dividir y diferenciar, como lo mencioné antes, el origen de determinada emoción, la tendencia a proyectar emociones como la ira, frustración, enojo, en otras personas/ambientes es alta (sobre el equipo de trabajo).

Gran parte de los emprendimientos mantienen un ciclo de vida corto, precisamente porque la inteligencia emocional de su líder impactó en los niveles organizacionales, de gestión, innovación y colaboración.

Lo importante es que ante todo, seamos responsables de nuestras propias emociones y hagamos una reflexión sobre los proyectos, oportunidades que hemos dejado ir por no haber dicho en su momento cómo nos sentíamos.

Mi recomendación es que antes de lanzarte a ser tu propia jefa, seas tu propia líder, creas en tus sueños y creas que con ellos influirás sobre otros, que busques siempre tu bienestar y equilibrio integral, y que estés consciente que cualquier emoción es pasajera; busca su causa y si no te hace sentir plena, trabaja en lo que sea necesario para integrarla y dejarla ir.

 

Este artículo lo escribió nuestra amiga y mentora Ariana Olvera Sandoval para retos femeninos.

Tagged: , , , , ,