Año nuevo, propósitos ¿viejos?

¿Sabías que tan solo un 10% de la población cumple sus propósitos de año nuevo? 

Mientras que la mayoría en febrero los ha olvidado por completo.

Tener objetivos y aspiraciones es fundamental para las personas.

¡Pero arriba ese ánimo! Tener objetivos y aspiraciones es fundamental para las personas. Normalmente implican un cambio en nuestros hábitos, por eso es retador el cumplirlos al pie de la letra. Es aún más difícil completarlos cuando escribimos propósitos solo por coerción social y no nos detenemos a pensar que es lo que realmente queremos y para qué. Dejándonos con los fantasmas de todas las metas que no alcanzamos en años pasados.

Lo importante es aprender y volver a levantarnos. Esta vez si hacemos las cosas diferente dando un vistazo a nuestro pasado para planear las metas del futuro, puede cambiar la situación. Analizar cuáles metas repetimos constantemente nos dará una idea de cuáles ámbitos en nuestra vida aspiramos mejorar o cambiar. Es decir, si ya en varios años hemos puesto “hacer ejercicio” ó “comer saludable”, significa que nos interesa bastante hacerlo, pero no hemos encontrado la motivación adecuada para lograrlo. Entonces hay que replantear el cómo los escribimos, tal vez un, “unirme a un equipo de basketball” ya cumpla con el “hacer ejercicio” que siempre nos proponemos y un “consumir más frutas y verduras” ya cambia el “comer saludable”. La forma en la que nos expresamos al respecto marca el cómo y cuándo de la ejecución. Con esto en mente estamos listxs para escribir “nuevos viejos” propósitos. 

Paso a paso cambiamos nuestra vida.

Águila, R. en su articulo Cumplir propósitos de Año Nuevo nos da algunos consejos para abordar nuestros objetivos desde otra perspectiva y asegurarnos que esta vez nos acerquemos muchísimo más a cumplirlos. Primero, tenemos que pensar en qué significado personal tiene para nosotros determinada meta y que tan comprometidxs estamos para alcanzarla. Segundo, el objetivo debe estar escrito en positivo, la redacción de nuestras metas influye en cómo percibimos el reto. Tercero, debemos ser concretxs y darle una guía a nuestro yo del futuro para que pueda verificar nuestro avance. Esto va de la mano de ser realistas y contemplar la complejidad de nuestro objetivo final.

Una vez que hemos analizado el pasado, Cerro, J. en su artículo ¿Vale la pena hacer propósitos de año nuevo? Nos da tips muy sencillos para concretar los ajustes que hemos hecho a nuestros propósitos de este año. Primero de forma muy sencilla hagamos una lista, lo importante de esto es poder visualizarla todos los días. Asegúrate de que puedas medir cada uno de los objetivos continuamente (x semana) y que estos crezcan paulatinamente a lo largo del año. Como punto final de amarre, es buena opción comprometerse con alguien más para cumplirlos. De esta forma contaremos con motivación constante, aunque sea solo por “rendir cuentas”.

Ahora puedes redactar tus propósitos del 2020 de manera que sea el año donde te unas a ese 10% que logra cumplir todos sus propósitos. ¿No quieres hacerlo solx? Escríbenos y los hacemos contigo.

 

Referencias: 

Águila, R. del (2020, January). Cumplir propósitos de Año Nuevo. Retrieved from https://www.psonrie.com/noticias-psicologia/propositos-navidad-cumplir.

Cerro, J. del. (2019, December 29). ¿Vale la pena hacer propósitos de año nuevo? Retrieved from https://www.entrepreneur.com/article/269431.