Conectar y crecer.

Conocer personas, marcas, empresas y lugares es parte de nuestra vida diaria. Y como todo lo que forma parte de nuestra rutina, a veces ya no nos damos cuenta de la importancia de seguir conociendo y ampliando nuestra red.

Esto se vuelve importante cuando tienes un negocio, las conexiones son un eje básico para seguir creciendo y avanzando. Para actualizarnos, aprender, llegar más lejos. Pero ¿Cómo hacer esas conexiones y realmente saber quienes son?

A todas las personas nos pasa que estamos en muchos grupos en WhatsApp de diferentes cosas, pero son un puñado a quienes realmente conocemos, así que cómo conocer realmente a estos contactos se vuelve un reto, más no es imposible.

Para conectar hay que presentarnos, contar quienes somos, que hacemos, que buscamos, que podemos ofrecer, que recursos ponemos a la disposición de las demás personas y de igual manera es importante escuchar lo que la otra parte tiene que decir. Conectar significa conocernos, y no precisamente que ya se hará un negocio, pero ya sabemos y nos queda claro quienes somos y así nos podemos recomendar mutuamente. 

Ahora bien, si ves el listado de todas esas personas que están en tus grupos, al menos ya tienen un punto en común, están en ese grupo. Mi recomendación es que le escribas a cada persona personalmente, siendo transparente de que te gustaría saber bien quién es, no para venderle, mucho ojo aquí. Estamos conociéndonos, así que cero tratar de vender a la primera porque nos veremos muy mal. Hay que tener bien claro que la venta se dará en cierto punto si tenemos un producto o servicio que le es de interés a mi contacto, pero no hay que forzarlo, nunca.

Otra manera de conocer a alguien que admires por ejemplo, es tal cual enviarle un correo y decirle lo que admires de su carrera y cómo te gustaría poder platicar algún día para ver cómo logro tal cosa, etc. Las personas responden bien a este tipo de mensajes porque estás reconociendo su valor en los negocios y cómo te gustaría un consejo. De ahí puede surgir una buena relación si ambas partes se sienten a gusto y hay aun mucha información por compartir o intercambiar.

De la misma manera, trabajar en un cowork ayuda a que te relaciones con otras personas y surjan más posibilidades. Por lo general al ser miembro de un espacio coworking, ya entras a la comunidad y ellos mismos te presentan con las otras personas, o al menos así lo hacemos en Nstro.Lab, persona que llega, se presenta a lxs demás, haciendo que se sienta en compañía y no esté simplemente sentada trabajando. 

Ir a eventos de networking es un gran acierto, siempre y cuando haya oportunidad de platicar con las personas y no solo intercambiar tarjetas. Ahí depende mucho del organizador, y también de lo que tu andes buscando. A veces lo complicado de estos eventos es porque muchos quieren vender o solo hablar y no escuchan activamente. Esa es un área de oportunidad.

Lee más sobre networking aquí 👇🏼

Pertenecer a alguna asociación de empresarios o empresarias también es útil para ampliar redes, además de que tienes respaldo en dudas o actualizaciones que haya, hay comunicación activa. Pero ahí ya es más fácil acercarte a las otras personas porque son parte de un mismo organismo y está bien visto que se conozcan. Es una gran oportunidad de conocer personas y hacer networking efectivo.

Somos seres sociales, necesitamos de los demás en nuestra vida y se extiende a nuestros negocios. Todo negocio, empresa, asociación o colectivo requiere de la presencia de personas para lograr sus objetivos.

Conectar por ende nos lleva a crecer, nos pone un paso adelante en nuestra empresa, emprendimiento o actividad que hagamos. Es un indicio de que deseamos y buscamos superarnos, de que tomamos en serio lo que hacemos y vamos a por más.

¿Tú cómo conectas?

6 pasos para hacer tu plan de negocios

Hay muchas personas emprendedoras, con mucho ánimo, motivación y deseos de lograr el éxito. Se lanzan a poner un negocio pero no se toman el tiempo de planear cómo es ese negocio que quieren hacer. ¿Te identificas? Entonces sigue leyendo.

Puede ser que tengas ahorros, te heredó el tío rico o de algún modo tienes capital y estás listx para emprender, muy bien, eso está perfecto, siempre y cuando lo hagas pensando las cosas para que en verdad sea un negocio que tenga futuro y potencial.

¿Listx para entrar en materia? Empezamos:

1️⃣. El primer paso es tener la visión de qué quieres lograr. Imagina que ya pasaron años y tu negocio está consolidado. Tu visión debe contemplar cómo vas a lograr eso y debes comunicarlo claramente, eso marcará el tono de tu plan.

Mira por ejemplo la visión de Google: Proporcionar acceso a la información del mundo en un solo clic.

Es una visión clara y concisa, no necesitas rebuscar mucho, pues a fin de cuentas es tu visión y es una descripción de la misma. No te compliques la existencia y trata de mantenerla simple.

2️⃣. Ya que tienes tu visión definida, hay que describir cómo vas a conseguirlo. Tu misión les recuerda a ti y a tu equipo el porqué hacen lo que hacen cada día.

Siguiendo con Google, veamos su misión: Organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil.

Tal cual, una misión que deja claro su por qué. En ambos casos Google fue claro, conciso y simple. Pero existen visiones y misiones de otras empresas un poco más profundos por llamarle de algún modo. No tienes que escribir todo un ensayo, pero sí que cualquiera que lo lea lo identifique.

Tal vez pueda interesarte 👇🏼

3️⃣. Ten objetivos claros y realistas. Los objetivos nos ayudan a poner estrategias que nos llevarán a ese resultado esperado. Los objetivos pueden ser desde, qué porcentaje del mercado quieres ganar, cuántos clientes nuevos por mes quieres adquirir, cuantas personas quieres tener en tu equipo para determinada fecha, etc. Tienen que ser medibles, ponte fechas para lograrlos y ve agregando más para seguir creciendo. Ponerse objetivos en cierto modo es una manera de retarte a seguir creciendo y mejorando tu producto, servicio, experiencia, etc. Póntelos y mira alto, la satisfacción que se siente cuando los vas logrando solo te motiva más y más, ánimo con eso.

4️⃣. Define estrategias. Ya sabes qué quieres hacer, ahora hay que ver cómo lo vas a ir logrando, las estrategias son parte importante de cada negocio porque nos plantean escenarios y caminos por avanzar para llegar a lo que queremos. Las estrategias pueden ser dar algún descuento, ofrecer suscripciones, acaparar un nicho, venderle sólo a gamers, etc. Hay muchas posibilidades para llegar a los objetivos. Incluso una estrategia es siempre tener estrategia, si en verdad deseas tener un negocio que vaya prosperando tienes que planearlo, las cosas espontáneas no deben ser el plan de acción. Haz el hábito de mantener el negocio fluyendo, con estrategias que te ayuden a mantener a tus clientes atentos.

5️⃣. Una vez planteadas las estrategias, hay que ponerlas en acción. Bien dice el dicho, a «las palabras se las lleva el viento», así que no inviertas tiempo en definir estrategias que nunca pongas a funcionar. Empieza con acciones a corto plazo, cosas que serán parte de tu día a día para cumplir tus metas, siempre ten la mirada puesta en ese futuro que quieres lograr y sigue accionando para que suceda. Escucha a tu mercado meta para que midas si estás cumpliendo lo que quieres.

6️⃣. Haz ajustes. Un plan de negocios no está escrito en piedra y se puede ajustar conforme vas avanzando, aprendiendo y viendo cómo se mueve el mercado y tus propios intereses. Si al andar el camino te has dado cuenta que puedes agregar o quitar algo de tu visión, puedes hacerlo. Siempre considerando nuevamente las implicaciones de ese cambio. Los negocios son dinámicos, tienen que ir adaptándose a las necesidades cambiantes del mercado. Toma por ejemplo la pandemia, hizo que muchas empresas y pequeños emprendedores dieran el salto digital. Así que infórmate qué necesitas para ir avanzando con las tendencias.

Como ves, son pasos sencillos que puedes lograr si te pones a ello y le dedicas tiempo. Y recuerda que antes de emprender algo, lo mejor es planearlo y hacerlo bien, tómate tu tiempo, investiga, aprende y lánzate.

Mucha suerte y mantén el espíritu emprendedor en todo momento.

Espacios de trabajo flexibles y cómodos.

Esa puede ser la descripción corta de qué es un Cowork, ya que si lo resumimos mucho, es eso totalmente, un espacio de trabajo flexible, cómodo y agradable para que tú te enfoques en lo importante.

La idea de que vengas a trabajar a un espacio coworking es para que te despreocupes de todo y aumentes tu productividad, que te relaciones con otras personas freelancers o emprendedoras y también para que te sientas en compañía y no trabajes en soledad. Sin contar todas las posibilidades de colaborar, crecer, aprender y compartir que surgen por estar con otras personas que tienen tu mismo mindset.

Existen en el mercado varias opciones de espacios Cowork, algunas más corporativas que otras, por eso es importante que visites las que más te gusten y veas en cuál te sientes más a gusto. Esto es importante porque sí hay lugares en donde van de vestir, con saco y corbata y tal vez tu eres más de jeans y tenis. Entonces te puedes sentir fuera de lugar o diferente.

En el caso de Nstro.Lab somos un Cowork relajado, en donde puedes venir en ropa casual. La mayoría de las personas que vienen a trabajar son creativas y por ello es normal ver jeans, tenis, playeras y hoodies.

Ahora, fuera del tema de la vestimenta, el ambiente también es importante, hay ciertos lugares en donde cada quien está en lo suyo y no hay mucho pie a que converses o tengas interacción. Es entendible que no te la vas a pasar platicando, pero sí es agradable llegar a un lugar donde te saludan, te preguntan por algo de repente, se ríen contigo, te cuentan alguna anécdota, saben a qué te dedicas y hasta se despiden de ti cuando se van. Esos detalles son básicos para pasar la jornada de forma alegre, pues sientes que formas parte de algo más.

En Monterrey existen muchos lugares para hacer Coworking, por ello nos llena de satisfacción haber ganado por 2 años seguidos el premio a «mejor espacio Cowork en Monterrey», organizado por la plataforma internacional Coworker, la cual tiene presencia en más de 165 países y tiene registro de los principales espacios en cada ciudad. Ese triunfo es en gran parte a las personas que forman parte de nuestra comunidad y nos apoyan fielmente.

Si estás considerando trabajar en un Cowork, te invitamos a visitar nuestras instalaciones, somos un lugar que te mantiene alegre y hace que aproveches al máximo tu tiempo. Mientras disfrutas de nuestro delicioso café de Chiapas y convives con personas talentosas y simpáticas que hacen tus días más llevaderos.

No lo pienses tanto y ven a ser parte de la mejor comunidad. Mándanos un WhatsApp y platícanos tus dudas: https://wa.me/message/GRHD4554K3SFO1 Estamos seguras de que será tu nuevo lugar favorito.

Te esperamos 🙂

Es importante tener redes en el mundo emprendedor, pues mucho de tu crecimiento y aprendizaje va de la mano con tus contactos, lee al respecto en nuestro post 👇🏼

6 puntos para mejorar tu Active Listening

Aunque a veces escuchamos por diversión, siempre que escuchamos lo hacemos para obtener información, entender y aprender algo. Al hablar con nuestrxs clientes, les escuchamos para saber que necesitan y como poder brindarles un mejor servicio. Pero al usar esta habilidad en coversaciones más allá de los negocios, podemos mejorar la calidad de nuestras relaciones, encontrar mejores acuerdos y evadir malentendidos.

En la entrada anterior incluimos el active listening o escucha activa dentro de las 3 E del servicio al cliente, pero hoy profundizaremos en ella dada la importancia que tiene en nuestra comunicación. A continuación encontrarás algunos tips para mejorar la forma en que escuchas.

Distracciones. Hablar con alguien es dedicarle tiempo y poner atención a aquello que se nos dice, es respetar el tiempo de quienes hablan con nosotros. Cuando la otra persona se da cuenta que no te interesa escuchar, va a perder el interés de comunicarse contigo. A nadie le gusta ser rechazado, entonces guarda tu celular y deja de pensar en lo que vas a hacer más tarde. Mira a la persona con la que hablas, mantente presente y pon atención.

Asentimiento. A veces las personas tienden a sentirse inseguros y mostrarse reacios a hablar si no se les afirma que se les escucha o que se entiende la importancia de su mensaje. Evade minimizar o invalidar lo que se te dice arbitrariamente. Puedes validar la comunicación usando tu lenguaje corporal o a través de afirmaciones verbales como »sí, entiendo» o »claro».

Interrupciones. Para poder recibir un mensaje completo, tienes que dejar que te lo entreguen por completo. Concede el tiempo para que la otra persona hable y respeta su turno aunque te opongas a su discurso o quieras comentar algo relativo a la charla.

Empatía. Nuestras emociones pueden meterse en lo que hacemos y todos las controlamos en diferentes niveles. Hay que ponernos en los zapatos de la otra persona y tratar de entender por qué dice lo que dice o por qué te está pidiendo cierta cosa. Hay que dejar de asumir sin conocer, a nadie le gusta sentirse juzgado. Esto aplica también para gente con ideologías diferentes.

Preguntas. Si hay algo que no entiendes, no lo omitas, pregunta. Entre más preguntes, más sabrás, y entre más sepas es más probable que entiendas el mensaje.

Reformulaciones. Después de que la otra persona ha terminado de hablar, va a esperar a recibir un feedback de tu parte para comprobar que la comunicación fue exitosa. Una herramienta para asegurarse de que se ha entendido el mensaje es reformular lo que se nos ha dicho. Esto puede hacerse a través de síntesis parciales, paráfrasis o un listado de conclusiones.

¿Qué opinas? ¿Escuchas activamente con regularidad? Esperamos que estos puntos te ayuden a mejorar la forma en que escuchas a los demás y tomar ventaja de ello. El conocimiento es poder y en definitiva, conocer bien lo que se nos dice nos puede traer nuevas oportunidades.

Texto por Mauro Olivares. Fotos por CoWomen, Les Anderson, Daiga Ellaby y WocinTech.

LOS NEGOCIOS EN LA ERA DEL COMERCIO ELECTRÓNICO

El comercio electrónico como medio de comercialización de productos y servicios, ha impactado los modelos de negocio actuales por el apogeo de Internet. De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2018, en México existen 74.3 millones de usuarios de Internet (de 6 o más años) equivalente al 65.8 por ciento de la población ubicada en tal rango de edad. El 51.5 por ciento de los usuarios son mujeres y el 48.5 por ciento son hombres. Siendo el grupo de entre 25 y 34 años el que registra la mayor proporción de usuarios.

Un factor asociado al auge del comercio electrónico es la utilización de herramientas digitales para realizar campañas de marketing (por ejemplo, a través de redes sociales), el procesamiento de transacciones en línea, entre otras innovaciones. Esto resulta atractivo para los negocios que desean ofrecer un producto o servicio, ya que la penetración en sus mercados puede darse más allá de las fronteras del país.

Conocer las actividades que realizan los usuarios de Internet es fundamental para segmentar mercados, analizar comportamientos de clientes y consumidores, definir estrategias de ventas, etcétera. Por ejemplo, en México, según la ENDUTIH 2018, entre las principales actividades se destacan, el entretenimiento con un 90.5 por ciento, comunicación (90.3 por ciento) y obtención de información (86.9 por ciento), también realizan operaciones bancarias en línea (15.4 por ciento), ordenar o comprar productos (19.7 por ciento) e interactuar con el gobierno (31 por ciento).

Considerando el uso masivo de teléfonos celulares inteligentes, los negocios digitales han crecido, pero como lo indican las cifras arriba dadas, aún falta fomentar la realización de operaciones y compras en línea y promover las bondades del comercio electrónico. Para que en el país se detone el comercio electrónico habría que consolidar la bancarización, generar confianza con los clientes y combatir los fraudes; esto ocasionaría que más usuarios se decidan a experimentar una primera compra y continuar haciéndolo.

El crecimiento de la economía digital debe apoyarse desde los gobiernos en lo referente al marco regulatorio (caso de la Ley Fintech, por ejemplo), para que los negocios logren su crecimiento a través de los avances tecnológicos. Así también se deberá fomentar la seguridad digital para generar confianza tanto entre los negocios como en los clientes respecto de las operaciones que realizan en línea.

Por otra parte, las empresas deben buscar acceder a las tecnologías digitales y desarrollar entre su capital humano habilidades en el uso de programas especializados. La capacitación de los trabajadores en materia de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TICs) es fundamental para acceder a más oportunidades en el mercado laboral.

El uso del comercio electrónico como modelo de negocio tiene grandes ventajas, que sabiéndolas aprovechar puede impactar positivamente en la economía del país; la facilidad de compra, venta, distribución y alcance disminuye costos y genera eficiencias en la entrega de productos e implementación de medidas para proteger y asegurar las compras.

A nadie le queda duda de que la era digital llegó para quedarse, es una oportunidad para abrirse a nuevos mercados, brinda la posibilidad de cruzar fronteras tan sólo con el uso de una plataforma, un sitio de Internet o con el uso adecuado de redes sociales. Si tal como arrojó el último estudio publicado por la Asociación de Internet .MX a finales de julio de 2019, los usuarios de Internet en México pasan diariamente 8 horas con 20 minutos conectados; si se aprovecha ese tiempo y se trabaja para generar ventas e ingresos, los negocios pueden ser más prósperos y la economía se revitaliza.

Este artículo lo escribió nuestra amiga y mentora Ariana Olvera Sandoval para retos femeninos.